...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

martes, 14 de septiembre de 2010

Tan lejos pero tan cerca

El cambio cualitativo más ambicioso de la historia de la Unión supuso el cambio desde el vetusto estadio del Calvario (en el barrio de San Bernardo) a un moderno estadio Helmántico, allá por abril de 1970...el traslado de la sede del unionismo, y la aparente y evidente lejanía del casco urbano, suponía un problema en comparación con el antiguo Calvario.

No fué finalmente tanto problema... 
La “peregrinación” al Helmántico cada domingo se convirtió en un hecho habitual, unido a fuego con el Unionismo...no sería ese estadio a la puerta de casa, pero no entenderíamos a día de hoy una Unión  sin el desplazamiento cada domingo al prado panaderos…

Nunca un estadio estuvo tan lejos de la catedral, pero nunca tan cerca del unionismo…

Situación preinagural del estadio Helmántico (1970) con la ciudad lejana al fondo - (ABC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada