...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada, ya mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

viernes, 5 de diciembre de 2014

Con la cabeza alta


1-0, 1-0, 0-1 y 0-0... no, no es ninguna combinación de un código binario, son los cuatro primeros resultados que la U.D.Salamanca cosechó en el Estadio Santiago Bernabéu a lo largo de las cuatro primeras temporadas que militó en 1ª división.
Unos resultados tremendamente meritorios, si tenemos en cuenta la condición de debutante en la élite de los nuestros y si partimos de la base de que aquel Real Madrid venció en tres de aquellos cuatro campeonatos de liga.

Campeonatos que pueden ser considerados, por clasificación y dinámica deportiva, como los 4 mejores de nuestra historia.
Campeonatos que vieron al mejor D'Alessandro, campeonatos en los que descubrimos a un deslumbrante e irrepetible Alves; o en los que nuestra línea defensiva y sus diferentes integrantes de la mano de José Luis García Traid (Rezza, Lanchas, Iglesias, Juanjo, Huerta...); fue considerada en muchos momentos, la mejor defensa de España.

Así, en aquel quinquenio mágico (1974-1978), la Unión contó sus visitas al templo del campeón del momento; por grandes partidos; adornados con la honradez del trabajo bien hecho de un equipo competidor y en los que según las crónicas del momento; sí; se puntuó sólo dos veces; pero se pudieron haber sumado puntos en las cuatro visitas.

La maravillosa imagen a color que preside el post (Gracias Sergio Guerrero) corresponde a la segunda visita oficial en liga que la Unión hizo al Real Madrid en Abril de 1976; fue en la jornada 30ª de la temporada; en una recta final del campeonato en la que la UDS aún pugnaba por salvarse matemáticamente.




Y en un partido presidido por el orden; de un conjunto salmantino que se presentó con múltiples bajas; sólo la magia de una de las estrellas blancas pudo desnivelar la balanza del lado del que sólo dos jornadas después se proclamaría campeón de liga.


Las ausencias de Rezza, Álvarez, Robi, Pérez y Víctor; que fueron suplidas por alguno de los menos habituales aquella temporada como Galleguillos, Chaves, Lacasa, Huerta o Bustillo; no se notaron apenas por el buen trabajo organizativo del equipo.
Enfrente el Real Madrid, que días más tarde se jugaría su futuro en la Copa de Europa aquella temporada visitando en la vuelta de semifinales al Bayern de Munich; formó con un once con las ausencias destacadas de Pirri y Sol. FOTO INFERIOR: De pie de izquierda a derecha: Benito, Uría, Miguel Ángel, José Luis, Breitner y Camacho. Agachados de izquierda a derecha: Amancio, Del Bosque, Santillana, Guerini y Netzer.



Sólo un prodigioso remate de cabeza del que sin duda es considerado uno de los mejores cabeceadores de la historia del fútbol mundial (Santillana); superó el entramado charro y la estirada del eterno D’Alessandro; para tras golpear el esférico en el poste; servirse a sí mismo el balón en bandeja y remachar su anterior remate, ya sin oposición, al fondo de las mallas. (Bajo estas líneas secuencia de cinco imágenes del gol de Santillana).





Tuve la oportunidad, y la suerte, pienso ahora, de ver jugar a la Unión tres veces en el Santiago Bernabéu; fue en los años 90. 
Años en la élite, pero a un nivel mucho menor que en aquellos lejanos 70; donde el equipo competía, pero menos; a diferencia del quinquenio hoy reseñado; donde aquel equipo, siempre vestido de rojo, era capaz de jugar y aspirar a ganar con la cabeza siempre alta en estadios, históricamente, como aquel, de otra galaxia.

Iglesias y Pita intentan obstruir el disparo a puerta del madridista Guerini.

FUENTES:
As y Marca

domingo, 30 de noviembre de 2014

La conquista de Mestalla


Para un equipo modesto que a lo largo de su andadura en la historia del balompié no se codea con la posibilidad de alcanzar títulos como máximo logro; aquellas victorias conseguidas en templos del fútbol ante los titulares del terreno visitado; llegan a asemejarse, sin duda, a esos trofeos inalcanzables; con la única salvedad de que ninguna Copa plateada las recordará si buscamos en las vitrinas de su historia años más tarde...

Cuando la historia de la Unión alcanzó el 30 de Noviembre de hace hoy 17 años; revisando los 25 equipos que encabezaban la clasificación histórica de temporadas en primera división en aquel momento... sólo San Mamés, Atocha/Anoeta, el Camp Nou, el Rico Pérez  y el histórico Mestalla, quedaban en aquel entonces huérfanos de victorias unionistas frente a los primeros equipos de cada uno de los estadios.

Hoy en este presente asolado; la vista atrás nos permite ver que también el Camp Nou se borró meses después de la lista; manteniéndose para la posteridad los feudos de Athletic Club, Real Sociedad y Hércules; en ese barbecho eterno del que no vencerá jamás allí ya que ni siquiera volverá a pisarlos.

Aquella tarde de domingo, la de la conquista de Mestalla, fue de aquellas que no se olvidan facilmente, la oportunidad del famoso "Pago Por Visión", que se estrenaba aquella jornada y que permitió ver en directo el choque en toda Salamanca; acrecentó la pasión sobre una victoria para un aficionado como yo; poco acostumbrado a ver a su equipo en la pequeña pantalla en primera división.
Un modesto bar de mi barrio; el del Oeste; lleno, varios refrescos y una máquina tragaperras que me sirvió de apoyo durante todo el partido; fueron mis compañeros de júbilo al vivir a mi lado la conquista de aquel templo durante tantos años inalcanzable...




La Unión, que marcó un punto de inflexión en su trayectoria en aquel campeonato 97-98 tras aquel encuentro; formó inicialmente con Stelea, Pavlicic, Corino, Loren, Iturrino, Paulo Torres, Edu Alonso, Taira, Giovanella, Vellisca y Pauleta; y venció con mucho sufrimiento a un Valencia C.F entrenado por Claudio Ranieri que formó inicialmente con Zubizarreta, Anglomá, Djukic, Cáceres, Carboni, Mendieta, Del Solar, Morigi, "Burrito" Ortega, Claudio López y Vlaovic.
Un fantástico remate de cabeza de Pauleta a centro de Paulo Torres en la segunda parte sirvió para decantar y hacer explotar a Mestalla (el Valencia caía a puestos de descenso tras aquel resultado); lo que provocó la dimisión y por tanto el final de la trayectoria como presidente de la entidad valenciana de Paco Roig.



Gracias a la maravillosa recopilación que realiza la web ciberche.net sobre la historia del Valencia C.F, podemos disfrutar de un resumen de Canal + de aquel histórico 30 de Noviembre de 1997 del que hoy se cumplen 17 años:



FUENTES:
La Gaceta Regional de Salamanca
Gracias a Roberto Hernández @Roberfuturauto por la imagen del once de aquel partido.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Cuando nos marcaban los grandes

En semana de récords inalcanzables del gigante del momento, duele pensar aún más en la distancia que el presente de aquellos que disfrutan de sus acciones, nos separa del nuestro.

En los 70, en cambio, nuestro presente; para regocijo de aquellos salmantinos que siguieron al equipo por toda la geografía española, se solapó al de todos aquellos buques insignia que en forma de grandes jugadores retaron domingo tras domingo el arco, del que fuera incluso en el 75, el equipo menos goleado de la liga española.

No tardamos en recibir sus remates desde Septiembre de 1974; La Condomina, La Romareda y el Camp Nou, fueron las tres primeras salidas de aquel debutante en primera, y allí, en el estadio del barrio de Les Corts; no fue en aquel entonces un argentino menudo el que probaba a los nuestros, fue un tal Johan Cruyff, el mejor jugador del mundo del momento, el que remataba al fondo de las mallas de un modesto equipo irrepetible...


NOTA: La superior es la imagen del único gol que el holandés Johan Cruyff anotó a la U.D.Salamanca en los 6 partidos en que se enfrentó a los nuestros. 
Aquel 27/10/1974; a centro de Rexach desde la banda derecha, el 9 del F.C.Barcelona remata inapeláblemente de cabeza ante la mirada de Rezza, Iglesias, D'Alessandro y su compañero Costas.

FOTO: Seguí