...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada, ya mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

miércoles, 16 de julio de 2014

La penúltima gran batalla

Faltaban pocos meses para que pisara por primera vez las gradas del estadio Helmántico... pocos meses para que esa fina mezcla del olor a césped húmedo, casi recién cortado, con ese sutil perfume, no desagradable, del olor a faria recién encendida, por fin, me recibiera... 

Pocos, muy pocos meses, cuando aquel mítico recinto en el que jugó el equipo de mi vida... albergó lo que para muchos veteranos seguidores unionistas es considerada como una de las últimas grandes batallas que dirimió la U.D. Salamanca en su historia.

Batalla, porque fue un duelo "a muerte" por la salvación, batalla, porque se midieron dos buenos equipos en una agónica tarde y grande porque en aquel 1983, aquellos grandes partidos que jugaba la UDS se disputaban en campos de primera, cuando todavía la Unión miraba a los ojos, de igual a igual, a grandes rivales; en un tiempo en el que los objetivos no eran los ascensos, si no la permanencia en esa categoría de oro, la primera división, que un día fue la nuestra.

Aquel encuentro, sin tener en cuenta la temporada siguiente 83-84; en la que la UDS casi no tuvo oportunidad de competir en 1ª, por el bajo nivel exhibido durante todo el torneo y que finalmente supuso su descenso a 2ª al concluir la campaña; podría considerarse por tanto, como el último gran duelo que en aquel bien llamado período dorado de la historia de la Unión (1973-1984), se llevó a cabo en el Estadio Helmántico en 1ª división... fue un 3 de Abril de 1983, un U.D.Salamanca - Valencia C.F para la historia.

A falta de cuatro jornadas para el final del campeonato, a aquella 31ª jornada, llegaban U.D.Salamanca y Valencia C.F en el alambre de los puestos bajos de la tabla; puestos que sorprendentemente desde hacía varias jornadas maniataban al equipo valenciano poco acostumbrado a vivir en esas zonas de la tabla.
La Unión llegaba mejor; con 26 puntos era 12º, cinco por encima del Valencia que con 21 ocupaba la antepenúltima posición en forma de tercera plaza de descenso a segunda división, por encima de Celta de Vigo y Racing de Santander. 
De forma, que un triunfo salmantino aquella tarde podría matemáticamente salvarle del descenso y abocar al conjunto de la capital del Turia a un casi irremediable descenso a la categoría de plata.

La sorprendente precipitación en forma de aguanieve, en plena primavera, que recibió a los equipos en la víspera; la ausencia de bajas en la Unión y las estrellas valencianistas con las que se presentaba el club blanco en el Helmántico, ocupaban los titulares de la previa del choque.



Tensión, nervios, ansiedad... rodearon a aquel partido que de poder a poder se disputó en el estadio salmantino, con un público entregado en pos de una salvación que se logró finalmente con la victoria por 1-0 que con tanto de Pérez Aguerri en la primera parte fue irreductible para el Valencia.
Un equipo valenciano que plagado de estrellas; con los Bermell, Carrete, Arias, Tendillo, Botubot, Ribes, Subirats, Roberto, Felman, Pablo y el gran Mario Alberto Kempes en el once inicial; a pesar de su dominio claro durante gran parte del choque; no consiguió empatar, aún disponiendo de claras ocasiones en el segundo tiempo, como un doble disparo al poste, primero de Bezares en propia puerta y luego de Kempes en la misma jugada; o minutos más tarde otro envió a la madera del que años después vestiría la camiseta salmantina, el delantero valencianista Pablo.




Con el final del partido y el final de aquella penúltima gran batalla, el césped se llenó de contrastes; vuelta al campo y cerrada ovación para los salmantinos que en loor de multitudes fueron requeridos por los aficionados charros que no abandonaban sus butacas... y pesar y cabezas bajas en los "ches" pues a falta de tres jornadas para la conclusión del campeonato abandonaron el estadio Helmántico como colistas de primera división y asomándose peligrosamente al abismo de la segunda categoría del fútbol español.


Historias, recuerdos de partidos grandes, cuando lo fuimos, cuando al menos existíamos... en una tarde para no olvidar nunca.
En la que fue la penúltima salvación en primera división de nuestra historia; el mismo día que todo un Valencia C.F con Don Mario Alberto Kempes a la cabeza "lloró" de impotencia en el tapiz de nuestro amado estadio Helmántico.





FUENTES: 
Marca
Video: Dailymotion (ciberche.net)

NOTA: Obligatoria visita, si amáis la historia del fútbol español, de la página ciberche.net; donde en sus enlaces multimedia se pueden disfrutar de infinidad de resúmenes de encuentros del equipo valenciano; incluyéndose algunos otros resúmenes a parte del mostrado, de duelos frente a la UDS de los años 80.


miércoles, 18 de junio de 2014

Si hubiera sabido...

"Si hubiera sabido que aquella era la última vez que te veía salir por la puerta, te hubiera dado un abrazo, un beso y te hubiera llamado de nuevo para darte más. 
Si hubiera sabido que aquella era la última vez que iba a oír tu voz, hubiera grabado cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente.
Si hubiera sabido que aquellos eran los últimos minutos que te veía, te hubiera dicho "te quiero" y no hubiera asumido tontamente que lo sabías.
Si hubiera sabido que aquel día era todo lo que nos quedaba, me hubiera gustado decirte cuanto te amaba y que nunca te olvidaría..."

Editado en tiempo pasado de "La marioneta" de Johnny Welch. 1996.


Tomé esta imagen con mi móvil el último día que tuve el privilegio de estar allí, con ella.
Fue una única y espontánea fotografía la que hice sin pensar, casi inconscientemente aquella tarde...
Viví muchas imágenes a lo largo de mi vida siguiéndola, pero desde aquel último partido que presencié y más desde aquel 18 de Junio, de triste recuerdo, del año pasado; no ha habido un solo día en el que ese último cliché, metáfora de una última imagen en mi retina, no se pasee por mi cabeza recordándome el dolor eterno del no haberme podido despedir de ella como merecía.

Te echo mucho de menos U.D.Salamanca

domingo, 18 de mayo de 2014

Un adiós al fútbol junto a Puskas y Gento


La carrera futbolística del que puede ser considerado con casi total seguridad máximo goleador absoluto de la historia de la Unión Deportiva Salamanca, tuvo un colofón digno de su trayectoria.
La imagen, histórica, corresponde al último partido de la carrera futbolística de Maxi (Maximiliano Rodrigo Rodríguez - Salamanca 1939- ); forma con la camiseta de su último club, el Rayo Vallecano y rodeado de estrellas procedentes del Real Madrid, como Puskas, Gento, Manuel Sanchis, De Felipe, Santos, Serena... que formaron aquella tarde con la camiseta rayista cedidos por el Real en homenaje al conjunto de la barriada madrileña con motivo de su reciente ascenso a segunda división. (Maxi agachado tercero por la izquierda, Puskas agachado a su izquierda y Gento a la misma de este).

Fue en un partido frente al Girondins de Burdeos, en el que Maxi completó los 90 minutos y el equipo Vallecano venció por 2-0, al subcampeón francés, con goles de Puskas y Segovia.



Maxi, jugador fundamental e ineludible si queremos hablar de la historia de la UDS, cuya trayectoria culminada en aquel; su simbólico partido final, se inició años antes; como en el caso de muchos jugadores de aquella época, tras un balón y en las calles de su natal ciudad de Salamanca.

Formado en el patio del Colegio María Auxiliadora de la capital charra, sus condiciones atléticas no pasaron desapercibidas y con 18 años inició su andadura en la UDS; descubierto, según contaba hace años en entrevista concedida a El Adelanto (Lorenzo Ruano), por otro antiguo alumno salesiano, el mítico ex-jugador y presidente unionista Dámaso Sánchez de Vega.

En la Unión fueron cuatro las temporadas que defendió la camiseta blanquinegra; con dos títulos de España de aficionados en sus vitrinas, un ascenso a segunda división y la histórica participación con la selección nacional Amateur en 1958, con la que disputó dos encuentros. Mítica fue su temporada 59-60, en tercera división y que culminó con el ascenso en Mendizorroza en la que anotó la friolera de 32 goles en 36 encuentros disputados; lo que a lo largo de la campaña le llevó a las páginas interiores de la prensa nacional deportiva.


Histórica entrevista a Maxi en las páginas interiores del diario Marca 
realizada en Enero de 1960 por el irrepetible Germán Herrero.

Extremo derecho y delantero centro fueron sus posiciones habituales; rematador de cabeza incuestionable, fue recriminado en ocasiones por el Calvario por su teórica frialdad en el juego; aunque sus cifras anotadoras; que en la Unión alcanzaron registros de récord cercanos a la centena, le hacen tener que ser considerado como uno de los máximos realizadores de su historia.

Con la Unión en 2ª división, tras el ascenso en 1960; al concluir la campaña 60-61 y con la permanencia conseguida por el conjunto salmantino en la categoría de plata, fueron varios los equipos que se interesaron por el delantero; finalmente fue el Real Madrid su destino; aunque nunca debutó con los blancos; a punto de ser cedido a la Real Sociedad; finalmente lo fue al C.A.Osasuna como moneda de cambio para el fichaje de Zoco y Félix Ruiz por los blancos.
En el equipo pamplonés disputó tres temporadas, 61-62, 62-63 y 63-64; dos de ellas en primera división, participando en 32 partidos de liga y anotando ocho goles.


Imagen correspondiente a la temporada 61-62. Once del C.A.Osasuna que se enfrentó al Tenerife en el estadio de San Juan. En la imagen Maxi segundo agachado por la izquierda, comparte titularidad con otro ilustre salmantino y ex-unionista; Miche, segundo de pie por la izquierda. VER: De la calle Volta...
Otros ilustres del fútbol español como Zoco, Fusté o Serena también lucen en el once de aquel histórico equipo navarro.

Pensando en la retirada por su vocación médica con tan solo 25 años al concluir su cesión en el conjunto navarro, es rescatado entonces por el Real Madrid que vuelve a cederlo, esta vez al Rayo Vallecano (club vinculado al Real en aquellos tiempos), que militaba en 3ª división, en la temporada 1964-65, y que logró ascender a la división de plata al final de aquella campaña; siendo homenajeado por tal motivo, el 13 de Junio de 1965 en el partido frente al Burdeos que encabeza esta entrada.

Maxi, leyenda viva de aquella U.D.Salamanca que se nos fue; gran jugador; gran rematador y goleador, que desde el amateurismo que era la Unión Deportiva Salamanca de su época; dio gloria al club creciendo como futbolista desde la cantera y debiendo ocupar con toda justicia un lugar privilegiado en el recuerdo, entre los mejores jugadores de su historia.



"En su momento llegar a la Unión fue un honor y una ilusión enorme. Se juntaba todo, ser salmantino, tener una gran afición al fútbol y tener la oportunidad de jugar en la Unión Deportiva Salamanca".

Maximiliano Rodrigo Rodríguez "Maxi"
entrecomillado extraído de entrevista en 
La Gaceta Regional en 1998.

FUENTES:
Diario Marca
Web U.D.Salamanca - Sección de Lorenzo Ruano.
La Gaceta Regional de Salamanca entrevista a Maxi de Fernando Rodríguez.