...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada, ya mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

domingo, 15 de febrero de 2015

Un domingo cualquiera

Se me sigue haciendo muy difícil no pensar en ti los domingos; tanto tiempo siendo este el día esperado durante los seis anteriores de la semana, que cambiar el chip continúa siendo complicado.
Hoy madrugué, mucho, (cosa de tener dos niños en casa), y me apeteció verte; oírte... como tantos otros domingos de mi vida; así que subí a la buhardilla; rebusqué en los DVDs "noventeros" que conservo, y di con uno de tantos domingos, uno cualquiera...




Corría la jornada 19ª de la temporada 94-95 en 2ª división, un Rayo Vallecano líder en aquel momento se presentó en el Helmántico para medirse a una U.D.Salamanca que se asomaba a los puestos de cabeza a sólo tres puntos de los madrileños.
Olabe, Sito, Torrecilla, Josema, Rodolfo, Vellisca, Quiroga, Medina, Sukunza, Quico y Barbará; formaron el once inicial de aquel partido que la Unión mereció ganar.
Partido en el que los blanquinegros; como acostumbraban; desarrollaron un gran despliegue ofensivo frente a un líder que jugó con un hombre menos más de 50 minutos y que se sirvió de un inconmensurable Wilfred (q.e.p.d) para salvar un punto.
El Rayo acompañado en las gradas por una nutrida representación de su afición lució con Wilfred, Alcázar, Lema, Baroja, De Quintana, Morillas, Calderón, Visnjic, Barla, Josemi y Rodríguez.

Sonidos, imágenes, aromas... de uno de aquellos domingos, uno de tantos, uno cualquiera...


lunes, 9 de febrero de 2015

Feliz no cumpleaños

Liebre de Marzo: -¡Feliz, feliz no cumpleaños!
Alicia: - ¿A mí?
Sombrerero loco: - ¡A tú! Que los pases muy felices, y ahora soplalé a la luz.

La fiesta del té: Alicia en el país de las maravillas. 
Adaptación de Disney (1951) de textos de Lewis Carroll.


Delirante diálogo en aquella escena protagonizada por el inolvidable sombrerero loco en el clásico largometraje de Disney; que celebraba con té, los 364 días del año en los que no era su cumpleaños.

Desgraciadamente hoy, 9 de Febrero, me vino a la cabeza este diálogo de los años 50 de aquel mundo imaginario de Alicia, cuando pensé en el aniversario de la Unión Deportiva Salamanca.
Pues para delirio llevado al extremo, superando a Lewis Caroll, aquí, en el mundo real, la Unión, hoy, en el día que durante tantos años sí fue su cumpleaños; sólo puede brindar por otro, 364 + 1, día de no cumpleaños... 

Allá donde estés, UDS; sóplale a la luz...


Imagen: Disney

miércoles, 4 de febrero de 2015

El once de Vallehermoso y los 5.000 charros

Desde que acumulo imágenes, recortes y fotos de la Unión Deportiva Salamanca, siempre tuve predilección por las formaciones del equipo; esos seis de pie y cinco agachados que con mirada al frente y seriedad en sus rostros me aproximaron tantas veces a esos preámbulos de partidos y más partidos que nunca viví.
Pocas imágenes futbolísticas, pienso, acaparan, como las formaciones de los equipos, esa esencia de la incertidumbre, de la tensión prepartido; y cada vez que consigo alguna inédita para mi, se amplía mi amor a un escudo, aunque ya no exista, rescatando sensaciones al volverlo a ver, inmortalizado sobre el pecho de hombres, leyendas muchos, que desprendían compromiso en sus miradas formando por la U.D.Salamanca.

En ocasiones, la ausencia de un pie de foto completo, dificulta la ubicación exacta de la imagen; la aproximación a la temporada puede ser relativamente sencilla; y los jugadores también; pero la pregunta: ¿a qué partido corresponde?; es uno de mis "auto retos" habituales; para poder acercarme a esa esencia completa del momento, de la que os hablaba.

La revista semanal de As, publicó en Febrero de 1974 esta preciosa imagen en forma de póster central en color, que hace años fue colgada en el inolvidable foro "HalaUnión", donde ya el unionismo internauta pudo disfrutar de ella a buena resolución.
Pero no fue hasta hace unos meses cuando hice por comprobar a qué partido correspondía.


Corría un 20 de Enero de 1974 y el rival, en la jornada 20ª, era el Rayo Vallecano; la Unión, lanzada en 2ª división, ocupando el tercer puesto, visitaba en la matinal del domingo al conjunto franjirrojo de la capital; pero sobre un decorado distinto, pues el estadio no era el habitual recinto vallecano.

Entre 1972 y 1976, tiempo que duraron las obras de remodelación del Nuevo Estadio de Vallecas; su feudo como local fue el estadio de Vallehermoso (en el distrito de Chamberí madrileño).


Desde el ascenso a 2ª el año anterior, y tras el buen arranque ligero que hacía pensar mediada la liga en un posible ascenso a primera; enloqueció Salamanca; y cuando uno revisa crónicas de aquella matinal de fútbol, descubre sorprendido que la Unión (la de aquel póster central) en el recinto de Vallehermoso, estuvo arropada por 5.000 aficionados.


Hasta 53 autocares organizados desde Salamanca, coches particulares y muchos charros residentes en Madrid, invadieron aquel recinto deportivo, y dieron alas a una Unión muy superior, que se impuso por 0-2, con goles de Rial en la segunda parte.
La formación del once inicial de la imagen muestra a Aguinaga, Iglesias, Huerta, Rodri, Moreno y Ferrero de pie; y a Galleguillos, Robi, Rial, Lacasa y Sánchez Barrios agachados. (El pie de foto de AS es erróneo).

Febrer, Pita, Chaves, Muñoz y Arturo completaron la convocatoria de García Traid para aquel histórico encuentro.


Las salidas a Madrid siempre dieron pie a desplazamientos masivos a lo largo de la historia; describen las crónicas ya desde los 40; allá por los tiempos del Plus Ultra y la primera visita a Chamartín (VER), que el volumen de salmantinos era notorio en sus gradas, el rebautizado Santiago Bernabeu y el Manzanares en tiempos de 1ª, o más recientemente ciudades de la periferia de Madrid (VER) o aquellos emotivos desplazamientos al Nuevo Vallecas (VER) ya en este siglo; albergaron el volumen de nuestros cánticos bajo una nutrida presencia de salmantinos.

Le escuché a Juan Manuel Lillo, con motivo de la desaparición de la U.D.S, decir que en Salamanca; en general en Castilla y León: "los equipos van por delante de las aficiones"; y creo que tenía mucha razón.
Pero a pesar de eso, y obviando épocas de viento a favor en que fue sencillo moverse en masa, Madrid fue un destino preferente donde el equipo nunca estuvo solo.

A pesar del fervor que despertaba, en muchos momentos de la historia, el deseo de apoyar al equipo en otros campos; como aquella mañana de la imagen, en el vetusto Vallehermoso; la Unión, en el momento más duro de su vida, se quedó sola... sólo hubiera bastado que los que verdaderamente podían; hubieran querido respetar cuantas emociones nos dio, para haberle dado la importancia que la entidad merecía.
Pero en fin, ya no hay remedio.

Aunque ya veis, a mi me sigue emocionando unir fotos con nombres, corregir pies de imágenes, y adivinar estadios; no hay vida ya que vivir con ella contando el tiempo hacia adelante; pero desde hace años vivo con ella hacia atrás y la redescubro cada día en su pasado.