...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

viernes, 30 de diciembre de 2016

El frío eres tú...


Hoy al abrir la puerta para cruzar el umbral de casa y salir hacia el trabajo tras los días de descanso navideño disfrutados; me sorprendió el frío. 
La escarcha y su paisaje blanco "nevado", había poblado todo lo que divisaba ante mis ojos; sin avisar; pues de esta manera hasta hoy, no se había dejado ver el hielo por estas tierras.

Camino del hospital, con las manos en los bolsillos, la bufanda anudada firme al cuello; y mientras afianzaba las pisadas sobre la acera resbaladiza bajo la niebla; tuve la necesidad de inmortalizar aquel momento (imagen superior) para llevarlo al Blog; porque a la vez que caminaba con la mirada baja pendiente de ese suelo blanco que lo cubría todo; me acordé de ti...

Tengo el pequeño defecto de redundar sobre pensamientos pasados, quizá sea al no poder tenerla en presente, de esos que se evocan en determinados momentos y emanan de forma automática como recuerdos vinculados.
La escarcha, su sonido bajo mis pies; ese frío húmedo de la niebla baja que esconde el sol durante horas y la protege, la abraza... me recuerda a ti sin remedio.

Y mientras me alejaba calle abajo esta mañana temprano, buscando el cruce de la circunvalación que separa la ciudad en dos y la hace más cálida; envuelto en la niebla, en el frío, sobre la escarcha; en ese decorado blanco que hoy me sorprendió de repente, me imaginé allí abajo con ustedes; con las botas anudadas fuerte al tobillo con dos vueltas de cordón, corriendo con Robi, con Pita, cubriendo el palo como Iglesias; saltando con Víctor, achicando con Rezza, volando con D'Alessandro... pisando escarcha, devolviendo el balón, envuelto en niebla...

Igual que tantas tardes en las que el blanco y el fútbol, en estos meses de frío, me llevaban a ti y en él te transformabas...






FOTOS: A.Vega y Ángel Martín.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Hubo un tiempo...


Hubo un tiempo en el que sólo se televisaba un partido de liga a la semana, un tiempo en el que los fondos eran de pie y las cabezas estorbaban para ver el balón en muchas jugadas.
Hubo un tiempo en el que los visitantes salían los primeros al campo, y se les pitaba, (y no pasaba nada)... un tiempo en el que el árbitro salía el último; en el que los fotógrafos pisaban el césped; en el que había humo en los fondos y en el que no estaban prohibidas las bengalas...
Un tiempo en el que el sonido del himno esperaba a los de casa, corría primero el capitán y desde el centro, brazos en alto, nos saludaban...

Hubo un tiempo en que aquí también fue así, nos lo regaló la Unión, a toda Salamanca...

video

FUENTES:
Enlace de vídeo íntegro gracias a la cuenta @kosmiok: https://www.youtube.com/watch?v=vfJyMjv2324&t=61s

domingo, 4 de diciembre de 2016

El día que cambió la historia

A lo largo de la historia de un club de fútbol hay distintos momentos, en los que para bien o para mal; un hecho, un día cualquiera, la mayoría de las veces inesperado, sirve para virar el rumbo del destino de una entidad entre 90º y 180º, para descubrir cotas años atrás inimaginables.

Para la UDS, aquel momento podría entenderse de forma amplia como todo 1974 en general; pero en particular podríamos centrar dos fechas; una, sin lugar a dudas, aquella del día del ascenso a la máxima categoría en el duelo frente al Real Betis (VER); la segunda, quizá más sutil, pero no menos transcendente y que hoy nos ocuparía; aquella del 12 de Junio de aquel año; día del patrón de la ciudad; día en el que la UDS cambió el rumbo de su historia para siempre...

Aquel día se inauguraba el III trofeo del patrón y era un flamante campeón argentino, el San Lorenzo de Almagro; el que abría cartel frente al Sporting de Gijón aquella tarde.
Podría parecer una cita cualquiera, pero no; aquel día los ojos del unionismo; descubrieron a alguno de los mejores jugadores de su historia.

En tiempos en que el potencial de sudamérica era igual o superior al europeo; no era infrecuente que los principales equipos del continente americano del momento pasaran estancias en Europa, en pos de; compartiendo su prestigio internacional, "hacer caja" con la celebración de amistosos y la venta de muchos de sus jugadores, asomados a ese escaparate, en que se convertían las pretemporadas o torneos de final de campaña.

El Club Atlético San Lorenzo de Almagro visitó nuestro continente en la primavera de aquel año para medirse en Italia y España a distintos clubes, en casi una decena de partidos.
Aquella expedición argentina estuvo integrada por: Agustín Irusta, Roberto D'Alessandro, Ricardo Rezza, Jorge Olguín, Miguel Piazza, Sergio Villar, Ricardo Maletti, Roberto Espósito, Juan Carlos Piris, Héctor Scotta, Pedro Chazarreta, Antonio García Ameijenda, Juan de la Cruz Chaparro, Carlos Veglio, Alberto Beltrán, Victorio Cocco, Juan José Irigoyen y Jorge Ortiz; dirigidos por Osvaldo Zubeldia.

El ciclón de Boedo llegó a España aquel año, previo paso por el Olímpico de Roma donde fue derrotado por la Lazio por 1-0 en Mayo, para medirse al Hércules de Alicante, ante la baja de última hora del Liverpool.
Aquel encuentro que sirvió como homenaje al conjunto blanquiazul, que al igual que la Unión había subido a 1ª aquella 73-74, supuso el último partido disputado en el desaparecido campo de La Viña; antecesor del actual Rico Pérez.

Derrotados por 2-1 en Alicante, este fue el once que presentó el conjunto argentino aquella noche; debut en España, en aquella gira, de los futuros jugadores charros; D'Alessandro, Rezza y Ameijenda...


Once de C.A.San Lorenzo en el Campo de La Viña alicantino el 1/6/74.



La siguiente escala fue Orense, (el 7/6/74); en el que el conjunto azulgrana derrotó por 0-2 al conjunto local en el actual O Couto (en aquel tiempo José Antonio), con la participación también de los tres futuros salmantinos.



Finalmente, llegó la señalada fecha; tras la presentación del Torneo San Juan de Sahagún, el tercero, un mes antes; se cerró un atractivo cartel formado por Sporting de Gijón, San Lorenzo de Almagro y Vitoria de Setubal, que sustituyó a última hora al Hércules de Alicante; y que junto a la Unión se disputó en formato de semifinales y final mas tercer y cuarto puesto, en el estadio Helmántico.
Dicho torneo, como los anteriores, sirvió fundamentalmente para que la Unión probara jugadores en sus filas; aunque acabara, paradógicamente aquel año, haciéndose con los servicios de los jugadores que nos visitaron...

Jorge D'Alessandro, Ricardo Rezza y Antonio Ameijenda pisaron por primera vez el Helmántico el 12 de Junio de 1974; para medirse al Sporting de Gijón; para no abandonar nunca desde entonces, sobre todo en el caso de los dos primeros, el pedestal de los mitos de la desaparecida U.D.Salamanca en toda su historia...


Once histórico del C.A.San Lorenzo de Almagro en el Estadio Helmántico: D'Alessandro, Olguín, Piris, Rezza y Expósito. Agachados de izq. a dcha: Scotta, Ameijenda, Veglio, Cocco, Ortiz y Villar.

Reconozco, lo he dicho otras veces; que este Blog es una "inocente" excusa para mantener viva mi necesidad de conseguir imágenes de la Unión deseadas y cerrar así historias, textos, que reposan en mi cabeza desde hace años; y reconozco que la imagen que descansa sobre estas líneas es una de ellas; y ya son muchas en el Blog...
Tres gigantes de la historia de la Unión, por lo que fueron, por lo que aún son... pisaban por primera vez el Helmántico; y seguro, sin imaginar que aquello cambiaría sus vidas, que aquello cambiaría a la Unión Deportiva Salamanca para siempre...

Cayeron 3-1 frente al Sporting de los hermanos Castro... también leyendas... pero la imagen dada sirvió para que desde el palco unionista se tomara buena nota, pues a lo largo de aquella misma semana D'Alessandro y Ameijenda ya fueron unionistas...


Este es el once del Soporting que derrotó al San Lorenzo en la primera semifinal del III Torneo San Juan de Sahagún: Castro, Fabián, Doria, Piñel, Landucci, José Manuel, Megido, Ciriaco, Quini, Garzón y Churruca.

La Unión derrotada al día siguiente en su semifinal frente al Setubal, se midió a los argentinos en la final de consolación, en la que también fue derrotada:


La anécdota de aquel encuentro, no fue tanto la alineación de los futuribles charros en las filas de los de Boedo; y sí el once que presentó la UDS; lleno de refuerzos de jugadores a prueba, entre los que militaban unos jóvenes Cardeñosa y Camacho; que nunca llegaron a jugar más en la filas salmantinas; y de los que no se contempló nunca su fichaje:


La imagen, en la misma línea del once señalado; corresponde a la semifinal perdida frente al Vitoria de Setúbal y forman: De pie de izq. a dcha: Campos (portero cedido por el Real Betis), Díaz (cedido por el At. de Madrid), Huerta, Camacho (cedido por el Real Madrid), Rodri y Robi. Agachados de izq. a dcha: Lloret (cedido por el Nastic de Tarragona), Lacasa, Chichurreta (cedido por el Racing), Cardeñosa (cedido por el Real Valladolid) y Sánchez Barrios.

Sí firmaron en cambio, D'Alessandro sólo tres días después de la histórica primera imagen de su debut en el Helmántico, Ameijenda y Rezza; fichaje mucho más arduo, (caso Galleguillos incluido) del que ya se empezó a hablar a finales del mes de Junio al completar la gira española el San Lorenzo con el Torneo de León pero que no se concretó hasta pocos días antes del inicio del campeonato liguero... en el que ya los dos gigantes unionistas formaron por primera vez juntos para la historia, en aquella añorada efeméride frente al Elche.



¿Qué hubiera sido de D'Alessandro y Rezza sin aquel torneo San Juan?, ¿a dónde hubiera llegado la Unión sin ellos?... son preguntas sin respuesta, sin duda; pero lo que sí tengo claro es que aquella visita, aquellos fichajes; cambiaron para siempre el devenir de ambos; y engrandecieron sin remedio; la historia de la Unión Deportiva Salamanca para siempre...

FUENTES:
http://apd-alicante.blogspot.com.es/
Marca
Libro Gil Pérez
Foto (Camacho, Cardeñosa) Siro Pérez Huerta
Fotos EFE