...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada, ya mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

domingo, 29 de marzo de 2015

45 años del último partido en El Calvario


Tal día como hoy de hace 45 años el Campo del Calvario dejaba de ser el recinto deportivo donde la desaparecida U.D.Salamanca disputara como local sus partidos de fútbol.
Fueron 47 años de vida (más que los del Helmántico) los que este modesto estadio en el corazón del hoy, Barrio de San Bernardo, albergara cientos de encuentros y fuese el principal pulmón deportivo de Salamanca.


Tal día como hoy, en 1970, y en el ocaso de una temporada 69-70 que nos devolvió a 3ª división, el deteriorado estadio despidió a la UDS en un encuentro frente al Onteniente que terminó en derrota. 
0-2 fue el resultado final de un encuentro en el que el por última vez conjunto blanquinegro en su cesped lució con: Carlos, Simonet, Huerta, José  Manuel, Manolo,  Frasco, Calero, Paulino, Fermín, Sosa y  Jiménez.  Sancho y Cámara también tuvieron minutos.


Historia la de un estadio culminada ese día e iniciada en 1923 con la compra de la finca del mismo nombre propiedad de Don Gáspar Alba, para lo cual se pidió un préstamo de 51.000 ptas a la Caja de Ahorros que sumadas a las 14.000 ptas que prestó D.Emilio García Villa (propietario del Novelty); sirvieron para iniciar así la historia del primer recinto propiedad de la Unión Deportiva Salamanca.
Olvidado, añorado por los que lo conocieron; este recinto histórico, cuyo solar es hoy más transitado (Estación de autobuses) que en su historia deportiva... alberga aún ese aroma de lo que ya no existe.

Desde este blog una vez pedí un recuerdo, un detalle, allí en el lugar donde residió el unionismo de todos aquellos que precedieron a mi generación..: Sempre con Noi

Sería bonito.

FUENTES: 
Recortes del diario Marca y de la Gaceta Regional de Salamanca.
Libro 75 Aniversario de la Gaceta Regional.
Libro 75 Aniversario El adelanto. loren Ruano.

Nota: El pie de foto del recorte de La Gaceta es erróneo. No fue la temporada 68-69 la última que tuvo fútbol en el Campo del Calvario, si no la 69-70.

viernes, 27 de marzo de 2015

Grada central

La primera vez que mis huesos dieron por largo tiempo con una tierra que no era Salamanca; fue allá por el inicio de este siglo. Valencia fue el destino.
Perder la posibilidad de poder ir habitualmente al estadio Helmántico cada quince días, como había hecho desde principio de los 80, se hizo complicado durante muchos meses; durante varios años; por lo que ese gusanillo del olor a faria, gritos a destiempo, clamores, goles y tertulias futbolísticas de estadio de forma habitual, los eché, por desgracia, en falta y mucho.

No quedaba por tanto más remedio, con el fin de encontrar sensaciones que mantuvieran vivo el rescoldo, de ese fútbol de estadio lejos de casa, que buscar y encontrar la posibilidad de visitar, menos de lo que hubiera deseado, pero con alguna regularidad, el campo de Mestalla.
Destino complicado aquel para lograr una localidad asequible y con visión adecuada para lo que era mi deseo, pues con la base de aquel que se crió en las gradas de un estadio de 20.000 espectadores donde la fila más alta no alcanza la mitad siquiera de alguno de estos descomunales recintos, no todas las alturas me satisfacían como espectador acostumbrado a recintos pequeños.

La fortuna, y el hecho de ir solo; (difícil el encontrar dos huecos juntos en un estadio cubierto de abonados) me brindaron la posibilidad de ir con cierta frecuencia a la Grada central de aquel estadio; donde el fútbol se veía de maravilla; aunque siempre con esa necesidad de mirar levemente hacia abajo; algo nunca experimentado antes, desde mis diferentes localidades de socio en el Helmántico.

Sólo me faltó la guinda: Haber tenido la oportunidad de ver desde allí a la U.D.Salamanca.
Pero desgraciadamente, mis 4 años en Valencia coincidieron con aquel eterno pasar por 2ª división del equipo charro; por lo que nunca se brindó la posibilidad de visitar aquel recinto para animar a la blanquinegra.

Hace meses y gracias a Don Paco Lloret, referente en el conocimiento de la historia de ese transatlántico que es el Valencia C.F y su Mestalla, descubrí esta espectacular imagen; que me permitió, ahora sí y como hubiera deseado en aquellos años, unir a la Unión, con el Valencia y con la Grada central de Mestalla, todo en una instantánea.
Sé que faltaba yo; sentado en el sector 17, en la central, pero en ese ejercicio de añoranza, imaginación y recuerdos en los que se ha convertido mi unionismo desde hace casi dos años; mirando el balón de la imagen; me sentí allí; como aquellas tardes, sentado sobre ese faldón del valencianismo con forma de Grada central, con mis ojos por encima del juego y viendo ese esférico que atrapaba Antonio sobre la cabeza de Fernando Morena, allá por 1980...


FUENTES:
Gracias a D.Paco Lloret por la maravillosa imagen de esta entrada.

sábado, 14 de marzo de 2015

"Los de colorado son los nuestros"


Fue a raíz del descenso a 2ª división "A" de 1981 cuando la clásica segunda indumentaria empleada históricamente y visualizada por fin en color en añejas fotografías a lo largo de los triunfales años 70; (me refiero a la de camiseta roja, pantalón azul y medias azules); cambió la tonalidad de cintura para abajo por el rojo, para vestir así, de completo "carmesí" inmaculado, en muchos de los desplazamientos a otras latitudes del país durante gran parte de los años 80 de la historia, al equipo de primer uniforme blanquinegro.

Del mismo modo que muchos pasajes de la historia se cubren y evocan grandeza al visualizar los pantalones y medias azules; no es menos cierto que el uniforme completamente rojo, nos traslada a una época más gris, a aquella en la que redujimos nuestra categoría de exponencial forma en pocos años.

Once titular vestido completamente de rojo por primera vez, en la temporada 81-82, en 2ª A. Fue en el histórico Santiago Bernabéu; esta vez para medirse al Castilla, frente al que cayó derrotado por 2-0.
De pie de izq. a dcha: Tomé, Pedraza, Pepe, Herrera, Bezares y D'Alessandro. 
Agachados de izq. a dcha: Peñín, García Murcia, Orejuela, Corchado y Brizzola.

Estrenada dicha tonalidad completa en todo un Santiago Bernabéu en 2ª división (foto superior) y aunque aquellas dos primeras temporadas con dicha segunda equipación fueron exitosas, ascenso de rojo en Burgos incluido... personalmente aquel uniforme, me gusta, pero me aproxima a recuerdos de tiempos difíciles, de un equipo mucho menos competitivo que el de pantalón y calcetín azul de temporadas anteriores.
A partir de la 83-84, es bien sabido que el ciclo cambió, culminando en la segunda vuelta de aquella temporada una caída libre el día de la imagen que preside este texto, (visita y derrota en el Ramón de Carranza), en el que uniformados de rojo fuimos vencidos por el colista Cádiz C.F, y heredamos su posición para no abandonarla.
Culminada la travesía por el desierto de los mediados ochenta; el tono de la segunda equipación viró, en favor de tonalidades violáceas o azuladas u otras más recientes, como naranjas o negras; hasta demandado desde un sector de la afición, ser rescatada para la 2009-10 con la variación de las medias rojiblancas y una temporada más tarde, la última en 2ª, ya con las medias rojas; descender así, a los abismos, de rojo inmaculado, para unirse a esos recuerdos en "encarnado" completo menos buenos, pero históricos al fin y al cabo, como en 1984 y 1985...

Celebración de gol en Vallecas en la temporada 2010-11

En tiempos en que el respeto a los colores tradicionales se hipotecó al marketing y al dinero, poder reconocer hoy cuál era la segunda equipación clásica de cada uno de los equipos se antoja imposible.
Múltiples variaciones sutiles, o no, a través de la historia lo complican, sumado también al gris de las hemerotecas y los fotogramas del pasado, que dan pistas pero no aclaran.

Nunca me convencieron las indumentarias con tonalidades "novedosas", fui siempre un clásico, por eso merece ser parafraseada la mítica e inolvidable frase del irrepetible "narigón" Bilardo, porque aun con pequeñas variaciones ochenteras como la hoy descrita, para la Unión también:

"Los de colorado fueron, eran... son y serán siempre, los nuestros".

FUENTES:
Fotos Marca, El Adelanto. Gracias a Sergio Guerrero por la imagen del Ramón de Carranza.