...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

miércoles, 12 de agosto de 2015

La mirada de Juanjo y Rezza

Hay gestos, poses, actitudes ante un objetivo que marcan.
Cuando de crío decidí colgar el póster de M.A.S de 1976 en las paredes de mi habitación para engrandecerla con la imagen del equipo más glorioso de la historia de la UDS, tomé como costumbre, de forma regular, detenerme delante de ella y observar cada detalle de la misma; llegando a escrutar con frecuencia cada recoveco que aquella maravillosa lámina escondía. (VER: Siempre conmigo).

Y siempre, siempre, como atraído por un imán imaginario, me acababa deteniendo en dos hombres, Juanjo y Rezza, los dos únicos, de aquel once histórico, que eligieron el objetivo de Chema y no otro, para mirarlo fijamente mientras la prensa disparaba; logrando con sus miradas un gesto de proximidad, para mi extraordinario, que los hacía tan intimidantes como cercanos.

Fueron muchas las veces que mi imaginación superó la imagen y aquella pose, en la que juntos en la formación, los dos defensas centrales titulares de aquel once, grandes, musculosos, fuertes y desafiantes, me hicieron acercarme a la grandeza de aquel equipo a través de sensaciones, del que vive lo que nunca vivió de alguna manera... y sentir como propia la magnitud de un bloque que defensivamente, gracias a ellos, entre otros, levantó admiración por toda España.

Esta semana se marchó Juanjo, Don Juan José Enríquez Gómez y la imagen que he sentido como la más grandiosa de la historia de la UDS desde niño se quedó huérfana de aquel gigante barbudo que observé tantas veces y admiré desde mis orígenes como aficionado, sólo con lo que me imaginaba.

D.E.P señor Juanjo, y no dude que me seguiré plantando delante de su mirada cada cierto tiempo, porque la Unión, su grandeza, y aquel orgullo blanquinegro del que Salamanca presumió alguna vez gracias a ustedes, se transmitirán eternamente en su mirada.



3 comentarios:

  1. los dos ultimos parrafos me han emocionado enormemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias anónimo por leer el texto y por tus palabras.

      Eliminar
  2. Que tiempos tan bonitos, que futbol tan bonito, que UDS tan bonita, que Helmantico tan bonito, que jugadores, que ambiente, que manera de disfrutar y de vivir el futbol con tu equipo.
    Una pena lo de Juanjo, uno de esos jugadores que llegaron en 1974 con nuestro equipo recién ascendido a Primera y que ayudaron a consolidarlo y a hacerlo temible para todos los demás equipos de Primera (incluidos Real Madrid y FC Barcelona). Uno de esos jugadores por los cuales mucha gente fuimos felices siguiendo a nuestro equipo.
    Angel, si no es molestia alguna vez que tengas tiempo podrias poner la foto entera. Un abrazo.

    ResponderEliminar