...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

viernes, 22 de marzo de 2013

Morollón, de la cantera, a la cima del R.Valladolid

En algunas etapas de la historia; sobre todo en épocas de crisis, la cantera unionista fue pilar fundamental del crecimiento y desarrollo del club.
En un repaso rápido por la memoria de la entidad, siempre destacan, sobre otras, las eras de Manuel Soler y posteriormente Fuentes en el banquillo, como un claro ejemplo de ello.
Pero hubo en muchas otras ocasiones; todos conocemos etapas cercanas al presente; en las que la cantera unionista ha estado en un segundo plano para el funcionamiento capital del primer equipo; y muchas veces, jugadores formados inicialmente en las categorías inferiores, juveniles o en el segundo equipo, hicieron las maletas para triunfar fuera, provocando, años más tarde, el sonrojo de más de uno.
En este sentido hay un caso especialmente curioso en nuestra historia; el de Emilio Morollón, formado en la cantera unionista, se convirtió en los sesenta en uno de los mejores delanteros nacionales de su época, pero en las filas del máximo rival regional.


Emilio Morollón Estébanez (Madrid 1937-Valladolid 1992) inició su andadura futbolística en la cantera de la Unión Deportiva Salamanca en 1955 para debutar en el primer equipo en partido oficial en la temporada 56/57 en tercera división en la que disputó 34 encuentros anotando 17 goles; aquella temporada la Unión no consiguió el ascenso a segunda al perder en la promoción frente al Basconia y al final de la temporada Morollón cambió de aires sin cambiar de provincia para en las filas del Béjar Industrial, también en tercera, completar una brillante campaña 57/58 en la que el Béjar, sexto clasificado, y en el mismo grupo que la UDS, anotó 98 goles; superando los cuarenta el ariete “salmantino”.
Tal hazaña no pasó desapercibida y en la temporada siguiente fue el Real Valladolid el que se hizo con los servicios de Morollón para la disputa de la temporada 58/59 en segunda división.

Forman con la camiseta del Real Valladolid; en la temporada 58/59: 
De pie de izq. a dcha: Benegas, Tini, Matito, Lesmes I, García y Pontoni. 
Agachados de izq. a dcha: Mirlo, Pereda, Morollón, Ramírez y Beascoechea.

Aquella mítica temporada en la historia del equipo vecino fue culminada por Morollón y el conocido como equipo de “los Monaguillos” ascendiendo a primera división y alcanzando el madrileño el trono de máximo goleador de la división de plata al anotar 23 goles.
Hasta seis fueron las temporadas que jugó Morollón de forma consecutiva en su primera etapa en el Real Valladold; con dos ascensos a primera en su haber y un meritorio segundo puesto en la clasificación de máximos anotadores de primera división en la temporada 62-63 marcando 20 goles, sólo por detrás del madridista Puskas.
Valorada hoy su figura como uno de los delanteros centros más importantes del Real Valladolid; mantiene todavía hoy el título honorífico y récord de máximo goleador en partidos de liga en todas las categorías, con 92 goles, de toda la historia del club blanquivioleta.

Gol de Morollón al Real Betis en partido correspondiente a la temporada 62-63, temporada en la que el madrileño fue subcampeón del llamado posteriormente, trofeo Pichichi.

Como culminación a su trayectoria en el equipo del Pisuerga; Morollón fue convocado por la selección nacional jugando dos encuentros; uno, el de su debut, amistoso frente a la selección de Francia disputado en el Camp Nou (9/1/63) y el segundo, oficial, en la eliminatoria de octavos de final de la Eurocopa de 1964 (30/5/63) frente a Irlanda del Norte en el estadio de San Mamés.



Tras este éxito exponencial en la carrera de Morollón, se barajó en su día la posibilidad de su traspaso a algún club extranjero; la Lazio de Roma estuvo cerca de su fichaje; pero finalmente fue traspasado al flamante pentacampeón Real Madrid para la temporada 64-65; liga que ganó con el equipo blanco aunque su participación fue testimonial disputando solamente un partido de liga en el que anotó un gol y seis amistosos anotando otros tres goles, bajo el brillo de los Puskas, Di Stefano y compañía.

En la imagen de la plantilla del Real Madrid campeón de liga de la temporada 64-65 Morollón es el tercero sentado, empezando a contar por la derecha, entre Gento y Manolín Bueno.

Delantero centro goleador, hábil con el balón y con espectacular remate, fue definido por el gran Abilio, como uno de los mejores jugadores de la historia de la UDS a pesar de su única temporada en el primer equipo charro; madrileño, criado futbolísticamente en Salamanca y salido de la cantera charra de la mano de Manuel Soler; se unió a otros canteranos como Blanco, Barrado, Eloy, Miche, Miguelín, Paniagua…para formar parte en la UDS de una generación histórica de grandes jugadores de cantera; aunque después sus logros, internacionalidad incluida, los disfrutaron otros, principalmente, en Valladolid; donde sigue siendo un mito blanquivioleta, de momento, inalcanzable.

Morollón, primero agachado por la izquierda, formando con la UD Salamanca en la temporada 56-57

FUENTES: Mundo Deportivo, ABC, Corazón Blanco, Pasión Violeta, La Gaceta Regional de Salamanca, fotos sección "Qué fue de..." Loren Ruano, libro Selección de Martialay, R.Valladolid.com.

2 comentarios:

  1. El dato de que Morollón fuera pichichi de segunda división en la temporada 58/59 es erróneo. Según las estadísticas de la Liga, esa temporada Morollón anotó 20 tantos, mientras que el hondureño Cardona, del Elche C.F. marcó 23.
    En todo lo demás, muy interesante el artículo.

    ResponderEliminar
  2. No, Carlos Santos, Morollon metio 23 y Cardona 21, con lo cual también viene mal el número de goles, además la segunda división se componía de dos grupos, en uno fue pichichi Morollon y en el otro Cardona.

    ResponderEliminar