...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

domingo, 15 de febrero de 2015

Un domingo cualquiera

Se me sigue haciendo muy difícil no pensar en ti los domingos; tanto tiempo siendo este el día esperado durante los seis anteriores de la semana, que cambiar el chip continúa siendo complicado.
Hoy madrugué, mucho, (cosa de tener dos niños en casa), y me apeteció verte; oírte... como tantos otros domingos de mi vida; así que subí a la buhardilla; rebusqué en los DVDs "noventeros" que conservo, y di con uno de tantos domingos, uno cualquiera...




Corría la jornada 19ª de la temporada 94-95 en 2ª división, un Rayo Vallecano líder en aquel momento se presentó en el Helmántico para medirse a una U.D.Salamanca que se asomaba a los puestos de cabeza a sólo tres puntos de los madrileños.
Olabe, Sito, Torrecilla, Josema, Rodolfo, Vellisca, Quiroga, Medina, Sukunza, Quico y Barbará; formaron el once inicial de aquel partido que la Unión mereció ganar.
Partido en el que los blanquinegros; como acostumbraban; desarrollaron un gran despliegue ofensivo frente a un líder que jugó con un hombre menos más de 50 minutos y que se sirvió de un inconmensurable Wilfred (q.e.p.d) para salvar un punto.
El Rayo acompañado en las gradas por una nutrida representación de su afición lució con Wilfred, Alcázar, Lema, Baroja, De Quintana, Morillas, Calderón, Visnjic, Barla, Josemi y Rodríguez.

Sonidos, imágenes, aromas... de uno de aquellos domingos, uno de tantos, uno cualquiera...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada