...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

viernes, 24 de mayo de 2013

El Atlético de Madrid en El Calvario en 1969

Cuando uno convive en la historia, durante muchas épocas, con categorías por debajo de la primera división; los años pasan y se pierden buenas oportunidades de medirse a grandes equipos y sus figuras, los cuales sí, año tras año disfrutan de las mieles de la élite eterna.

Sólo amistosos, o las fugaces oportunidades que la Copa del Rey o del Generalísimo entonces, te brindan, pueden hacer que grandes onces, de esos que en otras latitudes sus aficionados recitan de carrerilla; pisen tierras charras y se midan a una modesta UDS en busca de tiempos mejores.

Algo de esto sucedió en el verano de 1969, cuando en la presentación oficial del equipo charro, en aquella lejana 69-70 en la que retornábamos a segunda división tras cinco temporadas consecutiva en 3ª, fue el flamante Atlético de Madrid del recién llegado Marcel Domingo el que visitara el campo del Calvario, para presentar a la afición charra el nuevo equipo salmantino que aquella temporada, con salto al Helmántico incluído, lucharía por no volver a tercera.

Palabras de D. Augusto Pimenta e imagen del plantel unionista el día de la presentación ante los medios de comunicación de la plantilla que en segunda división defendería la camiseta charra en la temporada 1969-70.

Desde que en los años cuarenta el Atlético Aviación visitara el Calvario en partido oficial, sólo habían sido los segundos equipos del Atlético, sin sus figuras, los que en varias ocasiones se habían desplazado a Salamanca para enfrentarse al primer equipo charro en distintos amistosos; por lo que aquella visita del Atlético de Madrid de Agosto de 1969, en el que desplazó a todos sus integrantes, fue recibida en Salamanca, junto con la vuelta de la UDS a la segunda división, como un gran acontecimiento deportivo para la ciudad.

Aquel Atlético, que nueve meses después de aquel partido se proclamase campeón del campeonato de liga de primera división lució sus mejores galas y su entrenador; el recién fichado Marcel Domingo alineó a los históricos Calleja, Iglesias, Irureta, Ufarte, Luis Aragonés, Gárate o Adelardo...para regozijo de una afición salmantina huérfana de visitas de primera en Salamanca ,en aquel momento, en toda su historia.

Once del At.Madrid aquella tarde en el Campo del Calvario de Salamanca. Campeón de la liga 1969-70 que se iniciaría en pocos días; lució de flamante rojiblanco en el desaparecido estadio salmantino con: 
De pie de izquierda a derecha: Zubiarraín, Melo, Jayo, Calleja, Iglesias e Irureta. Agachados de izquierda a derecha: Ufarte, Luis, Gárate, Adelardo y Hernández. Fue en Salamanca el 24 de Agosto de 1969 en la presentación de la 69-70 del club blanquinegro.

Un lleno monumental en el Campo del Calvario, recibió a ambos equipos y una Unión Deportiva Salamanca con bastantes caras nuevas, dirigidas por otro debutante, Casimiro Benavente, dejó un buen sabor de boca al respetable con el juego y el resultado.




Partido, como casi todos los amistosos con dos partes bien diferenciadas debido a los numerosos cambios introducidos en el descanso, pero en el que la U.D.Salamanca, con los teóricos titulares sobre el verde, arrolló a un dormido Atlético al inicio, adelantándose con goles de Manolo Calero y Fermín en los primeros minutos de encuentro ante un Calvario entregado.

Por la UDS vistieron de inicio la blanquinegra: Justo, Simonet, Huerta, Fernando, Pollo, José Manuel, Calero, Eloy, Sosa, Jiménez y Fermín; y por el equipo rojiblanco fueron Zubiarraín, Melo, Jayo, Calleja, Iglesias, Irureta, Ufarte, Luis, Gárate, Adelardo y Hernández los que saltaron al verde del Calvario.


La anécdota del partido, en forma de polémica, fue el arbitraje; que en la figura del colegiado de la federación Oeste, Sr.Román, complicó el devenir de un partido amistoso con sus decisiones.


Decisiones que se iniciaron con la expulsión en el minuto siete de Luis Aragonés tras el segundo gol charro por sus protestas (silbada por la afición salmantina) y que se culminaron en el descanso del encuentro con la surrealista autorización de que otro jugador de campo, en este caso Alberto, ocupara el puesto de Luis Aragonés en el terreno de juego, volviendo el Atlético en la segunda parte a contar con once jugadores.


Tras el intermedio, fueron Cefe, Rafaelín, Lozano y Tapia, los que entraron por Justo, Fernando, Sosa y Fermín en la UDS. Mientras que por el Atlético se incorporaron Eusebio, Juan Antonio y Alberto.
Tras los cambios, un mejor Atlético de Madrid cercó en el segundo tiempo, por momentos, la meta de Cefe, consiguiendo finalmente el empate a dos a pocos minutos del final del choque.


Encuentro aquel, que hoy traigo al Blog, de aquellos que nos pusieron la miel en los labios de convivir con las figuras al menos 90 minutos...y en el que aquel Atlético campeón del 70 jugó y estuvo a merced del equipo charro en muchas fases de aquel duelo histórico en el recuerdo.

FUENTES: Marca, Mundo Deportivo, colchonero.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada