...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

sábado, 11 de octubre de 2014

Tarjetas blancas

Aguinaga es amonestado con tarjeta blanca en Mendizorroza en la temporada 72-73 por el colegiado Fandós Hernández ante la mirada y protestas de los salmantinos Huerta, Pita, Robi, Néstor y Carmelo.

El empleo de las tarjetas como amonestación en el fútbol, no fue siempre unido al mismo, siendo su origen mucho más reciente; su nacimiento se remonta a los años 70.
Cuentan que la necesidad de que las amonestaciones verbales fueran evidentes para todos los que observaban los partidos, cuerpos técnicos incluídos, dio pie a su introducción en el Mundial de 1970; siendo el creador del concepto el ex-colegiado inglés Kenneth George Aston.

Así, una tarjeta amarilla sería mostrada al jugador por las infracciones graves merecedoras de una amonestación; y una segunda de este tipo, supondría la expulsión, adornada con la tan temida desde entonces cartulina roja.

Pero en España, como no podía ser de otra forma, ("somos diferentes"), no se siguió la recomendación oficial y no fue hasta 1976 cuando se introdujo el color amarillo en las tarjetas; entre 1970 y 1976, fue el color blanco el que adornó aquella primera amonestación; por lo que la liga española iluminó sus sanciones de blanco y no de amarillo durante los 6 primeros años de la nueva regla en vigor. 

En el libro "Las mejores anécdotas de los árbritos" de Luis Miguel González, se explica esta variación en el color a través del testimonio de Andrés Ramírez, secretario general de la federación española de la época; quien interpretó equivocadamente durante México'70 como blanco el color amarillo a través de la televisión; dada la ausencia de T.V en color en nuestro país en aquel entonces. 
A pesar de la curiosa razón esgrimida por este miembro de la Federación para explicar la diferencia; es bien cierto que aceptada dicha tonalidad por la máxima autoridad de nuestro fútbol, no fue hasta la temporada 1976-77 en la que el color amarillo actual, en forma de tarjeta, lució en nuestro fútbol.

José Plaza, presidente del Colegio Nacional de árbitros en 1976, se expresaba en estos términos pocos días antes del inicio de la temporada 76-77, para explicar el cambio de color en las tarjetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada